A la sombra del dugout

Carlo A. Lozoya / El Diari | 21:36 hrs.



Conocida ya la lista de 40 jugadores preseleccionados para conformar el equipo de los Indios de Ciudad Juárez que participará en el Estatal de Primera Fuerza, me deja en lo particular una sola conclusión y mucho para el análasis.

La conclusión viene a ser que de este listado de 40, de los cuales deberán de quedar en el roster final de 28, una gran mayoría son jugadores con aptitudes para cumplir con el compromiso, o más bien dicho, para poder enfrentar de tu a tu con cualquiera que se enfrente.

Pero en el beisbol como en la vida, y muy especialmente en la Liga Estatal de Chihuahua, tener aptitudes no es para nada suficiente.

El complemento para aspirar a ser exitoso es ACTITUD. Esta sola palabra conlleva muchas cosas, por simple que parezca en su lectura o interpretación.

Cada uno de los integrantes en un equipo de beisbol tiene una responsabilidad y esta varía en su dimensión de acuerdo a las circustancias.

A lo largo del tiempo que he estado involucrado en esto del beisbol y sobre todo en la estructura del equipo de los Indios, he creído que el ansiado título no se ha podido lograr porque al final varias de las partes de esa estructura termina por no cumplir con sus responsabilidades ya sea en la llamada “hora cero“ o como consecuencia de que dejó de hacerlo a lo largo y durante mucha parte del proceso o temporada, como quiera usted llamarle.

Y por supuesto que en ese incumplimiento de responsabilidades incluyo a la parte administrativa y directiva, pero siempre ha pesado más y lo seguirá haciendo el aspecto deportivo que se debe remitir a los propios jugadores y cuerpo técnico.

Conseguir un título en cualquier competencia no es por supuesto nada fácil. Es la conjunción de muchos aspectos y el primero de ellos es que nunca deberán de anteponerse los intereses personales o particulares por sobre los del bien del equipo.

Para alcanzar ese nivel de madurez y responsabilidad conjunta es donde entra, en mi parecer, la parte de la actitud.

Se debe tener actitud para trabajar en mejor constantemente, actitud para ser disciplinado en todos los aspectos, actitud para reconocer errores y trabajar para corregirlos, actitud para tomar las decisiones en el momento más oportuno y siempre en beneficio del bien común, actitud para aprender de las derrotas, actitud para no sobrevalorar las victorias, actitud para la humildad, actitud para la honradez, actitud para la verdad; en fin actitud para pensar en un todo y no en sólo uno.

Desde nuestra trinchera enviamos los mejores deseos de éxito a esta nueva legión de peloteres, cuerpo técnico y directivos para que se consiga el ya tan necesario y anhelado título en esta categoría, que dicho sea de paso no es la absoluta en el beisbol.

Atrás existen una enorme e inextinguible camada de peloteros que en algún momento de su vida llegarán a este nivel de Primera Fuerza y tal vez mucho más allá. En ellos será bueno empezar a sembrar esa semilla de la ACTITUD.

 


Tambien te puede interesar